martes, 10 de abril de 2012

A vueltas con la fragilidad

    Hace algo más de un año escribí una entrada sobre la fragilidad. 
    Entonces hablaba de que a través de ella se nos filtra la vida, ahora que me he roto y creado de nuevo varias veces (y las que queden) sé mucho más sobre ella...Al fin y al cabo si no fuésemos frágiles daríamos el mismo miedo que esos robustos edificios inexpugnables nazis, con los que a veces te sorprende Berlín arrancándote un escalofrío desolador.
    Y no, no me confundan, no se trata de exhibir la fragilidad, se trata de sentirla, observarla, aprenderla y perdonarla. No, no es fácil...pero es el único antídoto contra la ira cuando las cosas se tuercen tanto que hay que resetearse la vida.
    ¡Ojo! Que ser frágil no es ser cursi:  es ser humano, reconocerse en el dolor ajeno y administrar las emociones de modo que no nos resbalen...porque si nos resbalan 
¿pa qué coño estamos en esta vida?
            ¿para acumular conocimientos y no sabiduría?
                     ¿para ser siempre los más listos y encontrar atajos en un camino desierto y solitario?
                                ¿para que sirve ganar una medalla y exhibirla en un podium rodeado de enemigos?

No, no me gustan las poses.
 Ni las robusteces que no ven a quien tienen al lado.
 No me creo a quien todo lo sabe 
y reta al mundo convencido de que nunca se equivoca.
No me inspira confianza quien no llora nunca,
quien no se cae,
quien no duda,
quien no se permite dar marcha atrás,
quien no sabe pedir perdón, 
ni reconocer errores.
No, no me gustan los palacios inexpugnables.

Me gustan las casas con ventanas en las que se filtra la luz, el frío y el calor
...porque así se conectan a la vida
...porque con esa fragilidad dejan ver a quien hay detrás de la fachada 
...porque dan ganas de cuidarse para no romperse
...esa fragilidad, precisamente ésa que deja las ventanas del alma abiertas:
      para llorar mirando una foto de la Pietá como cuando la vi por primera vez, para suspirar amores viejos con Italia de testigo,  para no medir los abrazos que acunan sin precio ni expectativa, para bailar con los ojos cerrados sobre una sola pierna, para  escribir cartas de amor que nunca llegarán a sus destinos, para reír a carcajadas de un washapp amigo en mitad de la calle, para sonreir cómplice a quien me sacó del coma emocional enseñándome a caminar en una amplia variedad de formas y registros, para reconciliarme con esta inocente primavera que acaba de llegar.
            
    Durante este tiempo muchos amigos me animaban a dejarme llevar por la "caída libre", entendían que mis motivos eran suficientes como llegar hasta el límite mismo de la tristeza y que sólo desde ahí podría recuperarme. Ellos no saben que lo he hecho, lo he hecho a veces de manera descarnada...es sólo que para permitirme ser frágil, he caído con la red de tener unos brazos amigos esperándome para no hacerme añicos...porque una es frágil, pero con el tiempo aprendió a no ser suicida.

    Anoche viendo un programa en la tele me encontré esta actuación, creo que nada puede explicar mejor la fortaleza que se encuentra tras la fragilidad...

10 comentarios:

  1. Caro amore, amo la tua fragilita.
    En la fragilidad me siento comoda gracias fundamentalmente a ti. Hoy sin ir mas lejos he apelado a ella segura de tu comprension o al menos de tu NO-juicio......Anoche se me puso la piel de gallina con este mismo temazo y con esta chica fragil arrebatadota. Baccione.Marilo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie amica, per me è sempre un piacere avere intorno a voi. Non giudicare, io ti conosco bene e ti amo così. Che questa ragazza è impressionante, giusto? Ho già mi hanno chiesto per il mio compleanno ... in modo da mantenere la vostra inviando tutto il mio amore. Baccione

      Eliminar
  2. Sí que se conecta, sí...
    Mazes

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Pues ya sabes ponte a ello ¡artista! Un abrazo

      Eliminar
  4. Si me das licencia para cambiar alguna cosilla para cuadrar la métrica?

    ResponderEliminar
  5. Pues claro, ni lo dudes Pérez...todo tuyo...ya me la cantarás un día de estos ¿no? Muuuuuuuak

    ResponderEliminar