lunes, 16 de enero de 2012

Carta de amor

Te miro a los ojos por fin. 
Ya ha pasado el tiempo en que fingía que sin gafas no era capaz de verte, y no: ya no hago ese raro gesto de evitarte la mirada con falsas excusas.
Creí que nunca iba a ser capaz de hablarte claro, de expresarte lo que me inspiras, pero ya ves...todo llega.
Por tí he removido todos los cimientos para hacerlos de nuevo.
Reconocer cuánto me equivoqué, no me libera de nada si no soy capaz de perdonarme...así que dejo el retrovisor en su sitio y afronto la oportunidad de tenerte frente a mí sin que me paralice imaginarte dentro de seis meses...o de dos años...o de más incluso.
Te embellecen, dentro de mí, las ganas de conocerte, aunque no tengo prisa por hacerlo...quiero escucharte despacio y aprenderte en cada sílaba, en cada recodo, en cada milímetro avanzado en el segundero.
No me sorprenderá que algunos días me esquives, que te envuelvas en pereza y camines lentamente...he aprendido que ese ritmo también existe y no pasa nada porque me instale en él de vez en cuando...pero ¡sólo de vez en cuando, eh!
He dejado de creerte en sombra, de sentenciarme a no esperarte, de negarte para que me doliera menos si me fallabas.
Ahora te creo, pero no de creerte (que también) sino de crearte...de crear lo que de bueno nos depararán las estaciones de los años venideros, los cambios climatológicos y los de humor.
Saber que existes, que estás, que eres...me da alas para anunciarme a mí misma buenas noticias, logros grandes y pequeños, señales de un humo que ya no saldrá de mi boca, sino de las chimeneas que adornan los tejados de hogares habitables en los inviernos.
Querré quererte, y cuidaré que así sea. Para eso empezaré por querer este momento y cuidarlo, luego el otro y el otro y el otro.
Será un reto no volver atrás, no estancarme, ni vacilar...será un reto aceptar que las limitaciones no me borren las ganas de ir a tu encuentro, será un reto no tenerte miedo.
Déjame que aprenda a quererte, para eso te pido que tengas paciencia conmigo...hace demasiado tiempo que me negué a ver que estabas esperando lo mejor de mí...pero ahora te veo claramente instalándote en mi vida y siento que ya sí podemos acompañarnos......
...Ya sí, ya voy a por tí...futuro, mi querido futuro...

10 comentarios:

  1. Mírala a la que dijo que no sabía qué tenía para aportar ahora!!!!!!!TIIIIRA, TTTIRA, TIIIRA :-)
    Una preciosidad de carta. TOM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja, que arte tienes Tom!
      Te abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Esa carta Norah! Más amorosa imposible!
    Se nota que algo sobre el amor sabés, jajaj, absolutamente!!

    Beso!

    me encanta esa versión de Fly me :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Axis...algo sé sobre el amor...y mucho me queda aún por aprender. Un beso

      Eliminar
  3. Qué bonito, tía. Ole y olé
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Tú sí que eres bonica! Muuuuak

    ResponderEliminar
  5. Que me emocionas nena...Cuanta belleza atesoras y cuanta eres capaz de ver...Pero sobre todo....¡Qué bella eres!

    Muchas gracias

    Isamar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa misma belleza que aprendí a ver gracias a gentes que, como tú, me enseñaron a mirar. Gracias a tí. Muak

      Eliminar