viernes, 25 de junio de 2010

...Y amaneció


Cuando con esa tranquilidad que Dios le ha dado a mi consorte, me comunicó hace una semana sentadita en el baño, que acababa de romper aguas, para mi sorpresa no me desmayé, ni tan siquiera me dio taquicardia y mucho menos perdí los nervios, simplemente me remangué (no para partearla sino para prepararme para lo que nos venía).
Aun estoy asombrada de la paz con la que ambas asumimos el proceso del parto, y es que cuando la vida se pone interesante es cuando no hay que pensar sino que actuar, que avanzar, que ejercer de persona...esos momentos, esos en los que una se siente viva no entienden de dudas, sólo de vida, de pura vida.
Lo mejor del hospital fue la matrona, sin duda, si unos días antes me hubiesen preguntado que a quien elegiría del mundo para ese mágico momento hubiese dicho que María del Mar y así fue. No sólo es la mejor que conozco en lo suyo, es que además derrocha ternura. Es una de esas personas "elegidas" que de verdad ama lo que hace, eso y que es mi amiga desde que trabajamos juntas con adolescentes antes de que la junta nos malplagiara un maravilloso proyecto. A lo que iba: fue un parto íntimo, las tres como cómplices de aquella madrugada mágica en la que cada cosa llevaba exactamente el ritmo debido, aunque sin evitar los sobresaltos que las contracciones marcaban en la cara de Lola. Cuando a las 3 y 25 Maya salió perfectamente sana, cubierta de blanco y con ese sutil llanto suave que duró el instante justo de posarse sobre el pecho de Lola y mirarnos sorprendida, el mundo entero cambió. Ya nada estaba en su sitio, porque se removieron todos los cimientos en un terremoto de alegría.
Maya estuvo callada, con los ojos muy abiertos y dejándose querer por quienes nos esperaban en el postparto, sin rechistar. Mientras tanto nosotras seguíamos admiradas de la magia de la vida que igual nos pega un susto de muerte en abril que un sobresalto de euforia en junio y que aun dura, aumentando por momentos en cada gesto de la niña, en cada mirada, en cada segundo de inmensa ternura que nos regala...

Cuando unas horas después nos subieron a la habitación para "descansar" (algo imposible en un hospital, ironías de la vida) estaba empezando a clarear el día y allí por fin las tres solas vivimos uno de esos silencios que marcan un antes y un después, no había nada que decir sólo nos mirábamos acompañadas por un tenue sol recién llegado. El pensamiento iba tan rápido que de repente se calló: una vida recién estrenada nos necesitaba, una vida lista para ser llenada, toda una vida...y no hablo sólo de Maya porque mientras el día 18 amanecía las tres estrenábamos vida, y fue entonces cuando nos quedamos mudas de puro amor.

17 comentarios:

  1. ... de los pocos momentos que uno olvida quien es, y que ademas, no le molesta haberse olvidado de uno mismo, sino que agradece a la vida pasar por el lugar y por ese momento. Eso es amor, verdad?

    Besos; por lo menos tres.

    ResponderEliminar
  2. ..exacto amigo, exacto.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. definitivamente estas en tu mejor momento, no sabes lo feliz que me haces cuando te leo tan armoniosa

    ResponderEliminar
  4. Y con estas palabras nos hacéis participes de ese momento. Cuánto me hubiera gustado estar es esa sala de espera!!!
    Estoy deseando ver la carita de Maya y sentiros a las dos con la fuerza que a bien seguro os ha dado el saber que una vida depende de vosotras. Os quiero mucho.
    Uge

    ResponderEliminar
  5. que bonico nena¡¡¡¡ si al final me animo hasta yo¡
    muchos besos y abrazos, y la enhorabuena más grande del mundo porque teneis una niña preciosa¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. Ay Uge, que ganas de que la conozcas!!! vente yaaaa!
    Tere mil gracias ya sabes que te queremos ¿no?
    Pandia...gracias (no sé quien eres)

    muak

    ResponderEliminar
  7. Esta Lola en sí misma es un regalo. Con esto quiero decir que ya la vida la tenías más que interesante (es que lo de "ejercer de persona" se te lee raro ). Me alegra vuestra felicidad. La merecéis, todos la merecemos. Bonita donde las haya disfrutad con ella (Maya) este aventurón que apenas acaba de comenzar, las tres juntas.

    Enhorabuena Norah, Lola y Maya.

    ResponderEliminar
  8. VAYA!!! ¿A QUE PARECE QUE EN ESE MOMENTO NO HAY NADA MAS EN EL MUNDO? SOLO VOSOTRAS. ES GENIAL. PREPARAROS A VIVIR MOMENTOS ASI UNO TRAS DE OTRO APENAS SIN DESCANSO PARA SIMILARLO.CONSEJO: CUANDO TE ACUESTES CIERRA LO OJOS Y RECUERDA ESE MOEMNTO Y RESPIRA HONDO. UN BESO PARA LAS TRES.POR CIERTO YA TENGO MI PRIMER TRABAJO DE MONITORA EN LA ESCUELA DE VERANO.QUE ILUSION.

    ResponderEliminar
  9. Gracias anónimo.
    Maricarmen enhorabuena!me alegra que ya estés ejerciendo, me haces sentir que mi trabajo tiene sentido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Nuestro amigo y doctor Salama nos dijo en una de sus consultas que el primer instante de vida de toda criatura era muy especial e improtante, que dependiendo de ese momento dictaría el camino de nuestra vida, Las primeras manos que tocaron a nuestra hija fueron las de Mª del Mar con tanto amor que podría asegurar que Maya es muy afortunada, y la primera frase tambien se la dijo ella "Bienvenida a la vida, soy tu tia Mª del Mar" dejándola despues sobre mi vientre... Desde aquí quiero agradecer a la vida, a la suerte, al destino (porque las cosas no suceden por casualidad) haber dado con la mejor persona y profesional del Mundo. GRACIAS MARIA

    ResponderEliminar
  11. Para mí está siendo la parte del viaje más interesante. Es toda una experiencia de vida. Ayer no estaban y, nada más llegar, hasta el pasado cambia de sentido. Es un milagro, un regalo,....., es magia.
    Son el motor de nuestra ilusión por hacer este mundo mejor y la razón por la que quiero llegar a ser una buena persona.
    ¡Qué madrazas os veo! Con tanta luz y tanto amor....Maya es una niña muy afortunada.

    Por cierto Norah, cuéntame un cuento como sólo tú sabes y así nos acunas y cobijas a todos un ratito antes de dormir.

    Besos "pa" las tres.GUAPAS!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo encantada de contarte un cuento y mil...cuando sepa quien eres te lo cuento. Muak

    ResponderEliminar
  13. ¿Pues quién te dice a tí siempre "guapa"? (para hacer honor a la verdad) Soy aquella que arrastraba al ente oscuro desde mis vivencias frente al balcón de la Alhambra. Y digo arrastraba porque desde que te reencontré se posó en mi vida un pedacito de Sol, de ese que hace que siente tan bién la cerveza fresquita junto al Darro. Soy la que cantaba junto a tí "pa" la otra Lola, la que controlaba tanto desde el ventanuco enrejado de su portal.....Que nada tiene que ver con tu Lola, a la que mando un besazo (Y "pa" Maya más)

    ResponderEliminar
  14. Querida anónima cercana, que sería de mi vida sin tu acogida en la ciudad de la alhambra, sin tu humor explosivo y discreto, sin tus repentinas apariciones cuando más te necesito...Te quiero mucho, muuuuuuuak

    ResponderEliminar
  15. Qué bonito, Norah, me he emocionado un montón. cuanto amor e ilusión transmiten tus palabras. Gracias y de nuevo, mi más sincera enhorabuena. Seré tontorrona... que tengo las lágrimas saltadas, pero de alegría y emoción. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  16. Gracias Mazes, la verdad es que fue tan emocionante...Ahora como toca disfrutarla no tengo tiempo de naaaaaa, ni de escribir, ni de leer, sólo de estar atenta a cada uno de sus mágicos momentos. Una pasada! Un beso

    ResponderEliminar
  17. para cuándo otra entradita???


    miss you!

    'M'

    ResponderEliminar